26 de marzo de 2014

Fotógrafa roba dulces a niños para capturar sus reacciones en imágenes (fotos)

¿Has pensado lo triste que es para un niño cuando se le quita un caramelo? ¿Te atreverías a hacer eso con personas tan inocentes? La canadiense Jill Greenberg, más conocida como "La manipuladora", hizo esa maldad. En uno de sus más conocidos trabajos, el "End Time", la fotógrafa logró retratar a 35 infantes llorando y expresando diferentes emociones. 

Con esa obra ella deseaba reflejar la frustación que sentía por la administración del ex presidente George W. Bush y el fundamentalismo cristiano que predominaban en aquel momento en los Estados Unidos. Ese mensaje fue enfatizado al titular cada foto con nombres como "Tortura", "Oración", "¿Fe?", o "Sobrecogimiento"

Sin embargo, el método que Jill utilizó para lograr que los niños lloraran fue un poco "diferente". La fotógrafa más famosa de Estados Unidos ofreció caramelos a los niños y acto seguido se las quitaba. Todo eso para lograr capturar imágenes de los chicos llorando y con expresiones de desespero. 

Según Jill, la idea era mostrar en imágenes, la impotencia y la ira que la sociedad siente actualmente con la situación política y social. Todo el tiempo hay alguien en el mundo sintiéndose desesperado, así como los niños, cuando pierden algo que les pertenece. Pero, las 25 imágenes finales de la coleción acabaron dando lugar a otro debate: ¿Es ético manipular los sentimientos de niños con el fin de crear arte?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas