3 de julio de 2013

Le pagan 58 millones de dólares tras perder la cuarta parte de su cabeza en una pelea

Cuando Antonio López Chaj, un pintor californiano de origen latino, trató de mediar en la pelea que estaba enfrentando a dos de sus sobrinos con el dueño de un bar y el guardia de seguridad del mismo, jamás pensó que le podría salir tan caro, pese a ser indemnizado con algo más de 44 millones de euros

 
Los hechos, esclarecidos por un tribunal de California, impresionan tanto o más que la fotografía del hombre sin un cuarto de su cráneo. Según cuenta el Daily Mail, el guardia de seguridad comenzó a golpear con una porra al agredido hasta dejarle inconsciente y, cuando ya estaba en el suelo, le soltó hasta ocho patadas en la cabeza y le estrello el cráneo contra el suelo en otras cuatro ocasiones. «Creo que el guardia de seguridad se volvió loco», ha señalado al diario británico el abogado del herido, que tras la paliza ha perdido el habla. 


Y es que las secuelas no son sólo apreciables a simple vista, lógicamente el hombre ha perdido gran parte de sus capacidades psicomotrices. Además de no poder hablar, apenas si puede caminar con ayuda de dos hombres y precisa la atención de una enfermera las 24 horas del día. 

Cúmulo de irregularidades 
Sr. Chaj fue atacado en un bar de Mid-Wilshire después de tratar de detener una pelea entre un camarero y guardia de seguridad en dos de sus familiares
Pese a que los 58 millones de dólares de indemnización suponen la más alta entregada a una sola persona en el estado de California, existen muchas incertidumbres sobre la posibilidad real de que los acusados puedan cumplir la sentencia. Y es que tanto el dueño del bar como el guarda están en paradero desconocido desde que se hizo pública la condena. 

Pero no ha sido la única irregularidad que han cometido ambos acusados. Para empezar, el bar operaba sin licencia y no tenía permiso de apertura. Además el portero no tenía la formación requerida legalmente para operar. 

Pese a todo ello los familiares del herido se congratulan de, al menos, haber podido salvar la vida de Antonio y de que el tribunal les haya dado la razón, aunque dudan de que los culpables no aparezcan para recurrir la sentencia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas