3 de diciembre de 2012

Recrea tu propio funeral

Una clienta se dispone a probar uno de los ataúdes. 
¿Quién no ha fantaseado alguna vez con su propio funeral? Parece macabro, pero es más habitual de lo que parece. Aprovechando este hecho, un productor de féretros en la ciudad ucraniana de Truskavetsha ha decidido montar un insólito negocio: ofrecer pequeños momentos de reposo en el interior de unas bonitas y elaboradas cajas de madera como terapia para perderle el miedo a la muerte. 

El impulsor de la idea, Stepan Piryanyk, lleva en el negocio más de una década. Su empresa «Eternidad» tiene empleadas a 150 personas y produce cerca de 1000 féretros al mes. Ahora se ha lanzado a esta nueva aventura, en la que quiere ofrecer a sus clientes una experiencia nueva: dormir en el interior de los ataúdes que él mismo confecciona y descansar dentro durante un cuarto de hora; de fondo, como extra se puede disfrutar de música de todo tipo y sonidos ambientales para hacer la experiencia más vivida. Cerrar la tapa del féretro es opcional. Muchos lo han probado ya y aseguran que es un momento reparador. 

«Meterse aquí es como una confesión; puedes reflexionar sobre todas tus malas acciones», dice el empresario. La sesión, de momento, es gratuita, a la espera de conocer el impacto que cause esta iniciativa —Piryanyk ya planea empezar a cobrar 25 dólares—. 

Aunque para algunos expertos este tipo de experiencias pueden provocar depresión crónica, su artífice tan solo ve ventajas. Después de todo, cada uno se relaja como puede tras un duro día de trabajo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas