5 de octubre de 2012

Casen, el bebé al que no se puede abrazar

Para una madre abrazar a su bebé es algo común y corriente, pero para Jenna Buswell no. Ella no puede hacerlo, porque su hijo Casen, de siete meses sufre una rara y grave enfermedad vascular que lo hace muy sensible al contacto demasiado estrecho. Un apretón cariñoso podría llenarlo de dolorosos hematomas y provocarle dificultades para respirar. 

El nacimiento de Casen fue una alegría para la familia, residente en Washington que ya tiene otra hija. Jenna Buswell, sin embargo, no puede abrazar a su bebé como desea. 

Casen padece una rara enfermedad vascular que hace que sus vasos sanguíneos, la piel y los músculos se endurezcan, un proceso que se agrava a medida que vaya creciendo, según publica el portal de noticias ABCNews

Su madre no puede achucharlo demasiado fuerte, porque una vez que la piel comienza a endurecerse "se vuelve extremadamente doloroso"

"Cuando esto ocurre es difícil notarlo y áreas de su cuerpo son tan sensibles que tenemos que tener mucho cuidado", explica la madre del bebé. 

La enfermedad que sufre Casen es tan rara que solo hay 14 casos conocidos en el mundo. Es un padecimiento vascular genético llamado malformación glomovenosa congénita. Si su padecimiento no se trata podría dar lugar a una insuficiencia cardíaca. 

Cuando el pequeño nació su madre le notó unas lesiones en el cuello, pero solo nueve semanas después un genetista pudo explicar qué le pasaba a su hijo. 

Unos pocos médicos en EEUU conocen algo de esta enfermedad, pero los especialistas que diagnosticaron la falta del gen que la provoca son belgas y viven en Bruselas. 

El doctor Miikka Vikkula y la doctora Laurence Boon, son los únicos médicos en el mundo que tienen un tratamiento para la enfermedad que sufre Casen. 

Por ello la familia Buswell está pensando en mudarse a Bruselas para salvar a su hijo. Casen tendrá que someterse a tratamientos mensuales con láser durante un máximo de tres años para evitar que sus vasos se endurezcan. Solo así el niño tendrá una oportunidad de vivir una vida normal. 

Muchas personas han conocido el caso de este niño y han donado miles de dólares para ayudar a la familia a financiar el tratamiento de su hijo. 

"Mi esperanza es que él esté fuerte para hacer todas las cosas que los niños pequeños deben hacer. Correr, andar en bicicleta, jugar con su hermana", dijo su madre. "Crecer y vivir una vida bastante normal".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas