14 de junio de 2012

Un cocodrilo le arranca la mano al capitán de un barco turístico en Florida

Un cocodrilo le arrancó la mano al operador de un barco turístico en los pantanos de los Everglades, en el estado de Florida, mientras este le daba de comer malvaviscos como parte del entretenimiento a los pasajeros. 

Según las autoridades, en el bote hidrodeslizador viajaban seis turistas cuando el cocodrilo saltó y se devoró los dulces, junto con la mano de Wallace Weatherholt apodado Capitán Wally. 

Tras conocerse el hecho, funcionarios de la Comisión de Conservación de la Pesca y la Fauna de Florida (FFWCC, por su sigla en inglés) localizaron al cocodrilo y lo mataron, para que la mano pudiese ser extraída de su estómago. 

Los médicos de un hospital de la ciudad de Tampa, sin embargo, fracasaron en el intento de volver a implantársela a Weatherholt, de 63 años. 

El hombre aún podría enfrentar una multa de US$500 o seis meses de prisión, ya que alimentar a los cocodrilos es considerado un delito menor en el estado de Florida. 

"Es peligroso e ilegal alimentar a un cocodrilo. Cuando reciben comida, superan su miedo natural a los humanos y pueden aprender a asociar a las personas con comida", dijo Carli Segelson, portavoz de la FFWCC, al diario Miami Herald. 

En el pantano 
El suceso se produjo el martes pasado, en la localidad de Everglades City. El bote pertenecía a la compañía Captain Doug's Everglades Tour, que organiza excursiones por la zona pantanosa. 

Según explica el periodista de BBC Mundo Luis Fajardo, los Everglades dan la apariencia de ser un enorme pantano pero en realidad son un gigantesco río de escasa profundidad por varios kilómetros de ancho, que va desde el Lago Okeechobee, en el centro del estado de Florida, hasta el extremo sur de la península. 

En todos sus pantanos, lagos, ríos y humedales habitan cocodrilos. Medios locales aseguran que esta no es la primera vez que un residente de la zona pierde una extremidad por un ataque de este tipo. 

Diarios como El Nuevo Herald señalan que en 2010, un joven perdió su mano izquierda de un mordisco y, recientemente, una anciana de 90 años perdió la pierna izquierda tras ser atacada en el patio de su casa por uno de estos reptiles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas