9 de junio de 2012

"Me explotaron en el baño"

Luego de seis años de espera, ahorrando los seis mil dólares que costaba la operación, Kylie Hudson logró hacerse los implantes mamarios que siempre había querido. Sin embargo, la alegría le duraría apenas seis semanas. 

La madre de tres hijos, de 27 años, cuando estaba en el baño poniéndose por primera vez una bikini para disfrutar de la primavera inglesa, vio como los implantes literalmente le explotaban. 

Sólo le han quedado colgajos de piel vacía en el pecho. 

Ahora, en medio de su amargura, dice que iniciará acciones legales tanto contra la empresa fabricante de los implantes como contra el cirujano que la operó. 

"Estoy viviendo una pesadilla. Le diría a cualquier mujer que esté pensando en agrandar su busto que lo piense muy seriamente", señaló Kylie.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas