29 de mayo de 2012

Huyó del hospital cuando se enteró que los médicos planeaban amputarle el pene

Un hombre intentó huir de un hospital de República Dominicana donde había sido internado por priapismo -una condición caracterizada por una erección prolongada y dolorosa sin tener relación con el deseo sexual-, tras enterarse que los doctores planeaban amputarle el pene porque podía gangrenarse. 

Luis Rodríguez Taveras, de 45 años, había sido ingresado hace más de tres semanas en un hospital del norte de República Dominicana a causa de este problema, que según un parte médico fue causado por la ingesta de una gran cantidad de estimulantes sexuales. En declaraciones ofrecidas posteriormente a periodistas locales, Rodríguez insistió en que no había ingerido estupefacientes. 

“En el hospital me dijeron que para solucionar la situación que tenía había que cortarme el pene porque se me estaba poniendo negro, ya que ni siquiera podía orinar”, relató a medios dominicanos. “Eso me causó terror. ¿Yo sin pene? No”, dijo a los médicos que le atendían, según narró en su casa de las afueras de Santiago, unos 160 kilómetros al norte de Santo Domingo. 

Rodríguez Taveras dijo que advirtió a su esposa no firmar el documento autorizando la operación “porque no podría vivir sin mi pene”. Sostuvo que la erección comenzó a ceder gradualmente tras un tratamiento aplicado por un urólogo de otro centro médico, a quien definió como un buen médico y una persona “muy humana”. Al final, la situación se normalizó y podrá seguir con su vida sexual con total normalidad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas