2 de marzo de 2012

Un castigo "abusivo y sádico" impresiona al Reino Unido

Imagen de archivo.
Unos padres encierran a su hijo de tres años que casi muere congelado y de inanición en un 'zulo'.

Trascienden los detalles de un trágico suceso que conmocionó al Reino Unido a finales de 2010. Un niño de tres años estuvo a punto de morir congelado y de inanición en un "zulo" al que su madre y su padrastro lo habían confinado como castigo. El niño, por hambre, llegó a comerse sus propios cabellos. Lisa Brooks y Tomás Lewis confinaron al indefenso joven en una habitación vacía durante horas, sin luz ni calefacción. La pareja llegó incluso a tomar fotos del niño.

Cuando la policía lo rescató en Gales, el niño estaba a punto de morir, según publica The Sun. Uno de los agentes, en el juicio, afirmó emocionado que cuando lo encontró en el zulo "no había iluminación ni calefacción mientras afuera nevaba. En la habitación sólo había un orinal, un cuenco y un tenedor". "El niño y las paredes estaban cubiertas por heces y cuando lo alcé se dejó caer sobre mi hombro", subrayó.

El joven fue trasladado de urgencias al hospital de Nevill en Abergavenny. Ann Beard, responsable de guardia, afirmó en el tribunal que "de no haber intervenido, el niño habría muerto en una hora". El doctor Paul Davies afirmó, asimismo que el joven "comió alimentos como si nunca lo hubiese hecho antes". "Se había arrancado y comido su propio cabello. Estaba muy hambriento y deshidratado", remarcó.

Brooks, de 25 años, y Lewis, de 22, admitieron los hechos en e juicio. Brooks fue condenado a tres años de prisión y Lewis a tres años y medio. El juez John Curran, les dijo que "todos los niños tienen derecho a una infancia segura y feliz. Privarlos de esto es muy grave y esto es lo que ha hecho con su comportamiento abusivo y sádico".

El niño ha sido adoptado por una familia de acogida y no muestra signos de daño psicológico. Brooks y Lewis tienen otro niño al que también han retirado la custodia. La pareja ya era conocida por los servicios sociales de la zona. La policía actúo sobre un chivatazo anónimo tres semanas antes de la Navidad de 2010.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas