8 de marzo de 2012

¿Es posible llevar una relación abierta?

Para muchas parejas, el hecho de desear tocar otra piel es señal de que una relación está en peligro. Para otras, forma parte de la naturaleza humana, ya queno estamos hechos para ser monógamos.

Hay tres cosas que puedes hacer cuando tienes ganas de sexo con alguien no sea tu pareja; la primera es reprimirlo y esperar a que la tentación se vaya (aunque probablemente volverá multiplicada). La segunda es reaccionar y ser infiel. La opción más valiente y honesta es de ser sincero con tu pareja sobre tus antojos e intentar que lo entienda, o mejor aún: compartirlo.

El sexo es considerado como lo más sagrado en una pareja, y ponerlo en riesgo no es una decisión fácil. Siempre he admirado a las que son capaces de separarlo del amor sin comprometer la lealtad y el respeto en sus relaciones. Si cada persona es un mundo, cada pareja es un universo, y en cuanto a las relaciones abiertas, cada una establece sus normas y sus límites.

Llevar una relación abierta para algunos puede significar invitar a una tercera persona a la cama para participar en un trío. Estar con dos mujeres en la cama es sin duda una de las fantasías masculinas más clásicas, pero hoy en día hay cada vez más mujeres dispuestas a experimentar la bi-curiosidad dentro de una relación heterosexual. En casi todas las parejas que conozco que llevan este estilo de relación abierta, son siempre las mujeres las que deciden quien será la tercera persona. Lo mejor de los tríos es sentir cuatro manos en tu cuerpo en lugar de las dos de siempre.

Los tríos pueden llevar a problemas inesperados como por ejemplo, ver a tu pareja disfrutar más con la tercera persona que contigo

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas