7 de marzo de 2012

Demanda a su Universidad porque su compañera de cuarto tiene demasiado sexo

Lindsay Blankmeyer.
La activa vida amorosa de su amiga le ha supuesto, según su abogado, una «depresión con instinto suicida y síndrome de déficit de atención»

Una habitación compartida es un mundo aparte, uno de los puntos de mayor conflicto en el ambiente universitario y una vez más la realidad lo confirma. Según el New York Times, Lindsay Blankmeyer, estudiante estadounidense de 22 años, ha decidido demandar ante el tribunal de Boston al Instituto Easton de Massachusetts debido a los problemas de convivencia que mantiene con su compañera de habitación.

Laura Sidla.
La estudiante se inscribió en el Stonehill College del Instituto Easton en 2007, pero fue en el último año cuando surgieron realmente los problemas. Ese curso fue destinada a la habitación de Laura Sidla, con quien comenzó a mantener fuertes discusiones.

¿El motivo? La muy activa vida sexual de Laura Sidla. Blankmeyer pidió el cambio debido a que no podía soportar las actividades de cama de su compañera y adujo para ello razones de salud. Su defensa aduce que la joven habría sufrido "depresión con instinto suicida y síndrome de déficit de atención". Ahora la estudiante exige a la universidad que compense los daños causados con 150.000 dólares.

Debido al rechazo de la universidad, la estudiante afectada se ha visto obligada a pasar los últimos seis meses del curso en su vivienda de Nueva York.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas