12 de marzo de 2012

Alarma por nueva moda teen

Cientos de niñas preguntan por internet, qué opina la gente acerca de su belleza, desatando así la preocupación de algunos usuarios y los más descalificativos posteos de otros.

Se habla de trescientos y hasta de mil videos en YouTube, con niñas menores de 11 años, haciendo la misma pregunta: ¿soy bonita o fea?, desatando la alarma entre padres y psicólogos infantiles que aún no logran comprender porqué, cada día más menores deciden exponerse públicamente a que les digan lo peor.

“Eres tan fea como un pedazo de %$&#”, “tienes bigote”, “¿Por qué tú viven y los niños en África se mueren?”, “Lo que necesitas es un abrazo... En tu cuello... Con una soga”, con algunas de las respuestas que, bajo el anonimato que permite internet.

Y mientras algunos les piden que saquen los videos, que hablen con sus papás y que no necesitan preguntar nada a nadie porque sí son lindas, varios usuarios postean en los videos de las niñas insensibles calificativos como “attention whores” (prostitutas de atención) y hasta les piden que se desnuden.

Los expertos han retratado esto como una ola de angustia y una tendencia que no deja de preocupar, ya sea por los motivos por los que estas niñas se exponen a la opinión pública de su físico, como también por las respuestas que les pueden entregar.

“Parece que no soy bonita, porque, no sé, en el colegio me dicen ‘Faye, no eres bonita’”, dice una niña de 13 años que ha asegurado en otros videos ser molestada por sus compañeros y que lo está pasando mal por la separación de sus papás.

“En el fondo, todas las niñas saben que la opinión del resto no cuenta. Pero aún así, pedimos ayuda a otras personas porque no creemos lo que los otros dicen”, comentó la niña.

“A cualquier edad, los comentarios negativos sobre uno, nunca son fáciles de escuchar, pero para los preadolescentes y adolescentes que piensan que son un indicio de lo que valen, pueden ser devastadores”.

Sin embargo, los padres pueden trabajar de manera positiva el concepto de sí mismos que tengan sus hijos, ya en los primeros años de vida, de manera de que ellos crezcan con una autoestima más reforzada. “Si los vínculos son seguros y generan la sensación de aceptación, los niños desarrollan confianza en sí mismos y en sus capacidades”, señaló.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas