11 de febrero de 2012

Las armas más extrañas del siglo XIX

En el siglo XIX, y especialmente en unos EE.UU. envueltos en una guerra civil, se crearon todo tipo de armas para dar ventaja a uno u otro bando. Algunas de ellas se quedaron en meros prototipos. Como éstas: aquí os traemos una pequeña lista con las 6 armas más extravagantes del siglo XIX, más peligrosas para sus usuarios que para el enemigo.

El cañón doble
¿Quién lo inventó? John Gilleland, dentista.

¿Cuándo lo inventó? En 1862.

¿Era un arma letal? La idea parecía estupenda: unir dos cañones de 3 kilos que podían ser fabricados, transportados y disparados simultáneamente. El concepto era, atención, disparar una doble bala, unida por una cadena, que arrasaría con las tropas enemigas.

¿En que fallo? Resultó que, en la práctica, todo eso de la “bala-cadena” era una idea nefasta: una bala salía antes que la otra, la cadena se rompía, los proyectiles tomaban rumbos impredecibles… las pruebas demostraron ser un fracaso y el bando Confederado no se interesó por el invento, que acabó en un museo.

La pistola de vapor de Winams
¿Quién? El proyecto inicial estaba a cargo de Ross Winams, constructor de locomotoras e inventor de Baltimore. No lo terminó: el primer prototipo operativo lo construyeron William Joslin y Charles S. Dickinson en Ohio.

¿Cuándo? 1861.

¿Era un arma letal? El proyecto de Winams no sonaba mal para una época fascinada con las locomotoras: la pistola automática funcionaba a base de vapor y estaba montada sobre un carruaje acorazado. La idea es que funcionara sobre las vías del tren, y usara el vapor tanto para disparar como para moverse. Podría disparar balas de cañón de 45 kilos o balas convencionales.

¿En que fallo? Winams era un activista pro-confederado que pretendía usar el invento para defender Baltimore. La prensa vendió el invento como una super-arma que provocó su arresto por las actividades locales. Una vez confiscado el armatoste, Dickinson se encargó de retirar algunas piezas para que nadie pudiera utilizarlo.

Fuego griego solidificado
¿Quién? Levi Short, un inventor de Philadelphia

¿Cuándo? 1863.

¿Era un arma letal? La idea de un lanzallamas se remonta a los antiguos griegos, que tenían una fórmula secreta para crear el llamado “Fuego griego” que ardía con el contacto, de manera similar al NAPALM actual. La fórmula se perdió… pero Short inventó algo parecido: una solución de fósforo con bisulfito de carbono. El mismísimo Abraham Lincoln mostró su interés por el producto y consiguió que Short pudiese hacer una demostración a las autoridades.

¿En que fallo? La fórmula de Short era muy inestable. A veces explotaba mientras estaba almacenado, otras explotaba apenas había abandonado el cañón y otras… ni explotaba. Tras usarlo en un par de escaramuzas navales, los militares perdieron el interés en el invento.

El globo bombardero
¿Quién? Charles Perley, inventor de Nueva York.

¿Cuándo? 1863.

¿Era un arma letal? En la guerra civil se llegaron a usar globos, pero únicamente para misiones de espionaje y reconocimiento. Su poca maniobrabilidad y fragilidad los hacía poco idóneos para misiones de combate tripuladas. La intención de Perley: cargarlos de bombas y hacerlas caer mediante una pequeña explosión con un temporizador.

¿En que fallo? El globo estaba totalmente a merced del viento. Como causa de esto, los temporizadores solían explotar antes o después de alcanzar su objetivo.

El rifle con rueda
¿Quién? T.P. Porter.

¿Cuándo? 1850.

¿Era un arma letal? Se trataba de un primitivo rifle de repetición, con la idea de poder disparar varios tiros sin tener que recargar. El mecanismo inicial era el de poner la munición en una rueda que iba girando a medida que se disparaba, y preparando el siguiente proyectil en la recamará.

¿En que fallo? El utilizar una rueda para hacer rotar la bala significaba que siempre había al menos una bala apuntando al operador del arma. Normal que el personal se pusiera nervioso: una leve explosión mandaría al usuario, como mínimo, al hospital.

La pistola-armónica
¿Quién? J. Jarre, inventor francés

¿Cuándo? 1859.

¿Era un arma letal? Lo de la rueda no prosperó, pero a este francés se le ocurrió una manera mejor de eliminar la recarga de las armas de fuego: la que estáis viendo en la foto. El ingenio permitía preparar un disparo de manera rápida: sólo había que empujar el cargador de derecha a izquierda.

¿En que fallo? Principalmente, su incomodidad. Este tipo de armas eran utilizadas por particulares que las encontraban incómodas y complicadas de llevar y desenfundar. Nunca fueron producidas en serie.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Paginas